Cielos azules, pastos verdes y el incomparable sonido al galopar